domingo, 26 de abril de 2015

Duende en la Maceta amigurumi

Por fin  termine mi Duende en la Maceta. Fue un trabajo dispendioso y de varios s ratos en su elaborcion; pero quedo contenta con su resultado..

 


 LOS DUENDES
Son seres cuya función es cuidar, proteger y embellecer la naturaleza. Cada uno de ellos cumple una función que saben desempeñar muy bien. Aparte estos seres poseen cualidades mágicas que les sirven para ayudar a otros y colaborar con los magos y las sacerdotisas en los momentos que ellos los necesiten. Estos seres son custodios de los cuatro elementos vitales de la naturaleza que son: el agua, el fuego, el aire y la tierra.

viven en los árboles, en las plantas y éstos se dedican a cuidar de la tierra, cuidan de la prosperidad de los seres en todos los aspectos. Hay que tratarlos con mucho amor y dulzura a pesar de que algunas veces hacen divertidas e inocentes travesuras. También hay que dejarles comida y monedas porque les encanta y a cambio de ello les darán beneficios económicos y espirituales en su vida.

Los duendes son, sin duda, los seres mágicos más representativos del elemento tierra. Y como tales son bastante apegados a aquellos lugares que sienten como propios. De hecho, la palabra duende, proviene del vocablo árabe ‘duar’ que significa ‘el que habita’. Aunque un poco rebeldes y traviesos, en el fondo son unos seres tiernos que necesitan todo el tiempo que les demostremos cuánto los apreciamos. Muchos duendes han concedido favores que se creían imposibles de alcanzar. Aunque convivir con ellos puede resultar una experiencia impredecible, también puede ser una convivencia de buena fortuna si aprende a manejar sus códigos y a despertar en ellos cariño y respeto. Le aconsejamos cómo tener éxito en este desafío.

Aunque son bastante colaboradores con los asuntos domésticos, es importante conocer sus gustos para que se sientan cómodos y nos retribuyan son sus favores. Como son seres que actúan en dimensiones de la realidad en las que los humanos no pueden habitualmente interferir, ellos pueden ayudarnos por ejemplo a conseguir un trabajo o aumentar los ingresos del hogar, cuando nosotros ya hemos agotado todas las estrategias a mano.

A ellos no les gustan los gritos ni la suciedad. Odian las mentiras y las peleas. Adoran los hogares ordenados, limpios y luminosos. La calidez y el afecto los atrae y vuelve más sensibles.

Les encanta jugar y comer cosas ricas como golosinas, frutas secas y tortas caseras. También, disfrutan con la música tranquila, especialmente de violines y flautas. Según las investigadoras Liliana Chelh y Nayra, expertas en fenómenos feéricos como lo son los duendes, estos seres pueden atraer la abundancia a los lugares y personas que consideran su hogar y familia. Las especialistas aconsejan para seducirlos:

Enterrar tres monedas doradas, en el jardín o en una maceta.
Colocar en la ventana una copita de miel que sólo sea para ellos.
Atraerlos con helechos y palmeras, sus plantas preferidas.
Llamarlos con amor, con oraciones específicas o de cualquier otra forma amable y bien intencionada. Quien no se anime a tanto, puede tenerlos como amuletos o figuras en tierra y piedra.
Lo mejor es invocarlos por su nombre. Entre otros, se encuentran Stágoros (cuida las plantas), Abaturc (protege los trabajos), Priscob (concede todos los deseos), Truppty (acude en problemas sentimentales), Sumizíuss (protector del dinero), Jurry (cuida a los niños), Igor (duende de la abundancia).

Dice la leyenda que por cada muñeco de duende que tenga en su casa se corporizaran siete reales. Como no representan ningún peligro, usted puede tener cuantos muñecos quiera. A lo sumo, tendrá que lidiar con sus travesuras, pero si les exige respetuosamente que se porten bien, lo logrará. Usted también debe mantenerlos entretenidos y a gusto, aquí las sugerencias y ofrendas para lograrlo:

Carrera de obstáculos: colocar a su alrededor caminos con piedritas y gemas coloridas, troncos y cuencos con agua para que puedan saltar, esconderse y jugar recorriendo escondites y sorteando obstáculos..

Brillos y aromas: adoran los espejos, los perfumes silvestres del campo y la lluvia. Es tranquilizador para ellos el sonido de las cascadas, que podría suplantarse con una pequeña fuente de agua para interiores de las que se usan en el feng shui.

Recetas caseras: tienen debilidad por la miel, las nueces, el pan con azúcar, la leche y el vino tinto. Si les deja estos manjares junto a una plantita, es muy probable que haya ganado su corazón por siempre.

Mensajes y adivinanzas: los duendes son inquietos, les gustan la lectura y los acertijos. Déjeles mensajes escondidos en las piedras y los troncos, con saludos afectuosos, chistes que no sean ofensivos y adivinanzas, se entretedrán.

Paisajes y guaridas: entre las plantas que tanto les gustan, una excelente idea es colocar una pequeña casita, donde dejarle ofrendas o simplemente para que descanse allí y sepa que tiene un lugar exclusivo reservado sólo para él..